lunes, 26 de junio de 2017

En este artículo os quiero hablar sobre las puertas que nos cerramos en contra de nuestros intereses y de cómo saber acertar en la toma de decisiones.

Todos los días pasan por delante nuestra oportunidades que nos pueden ayudar a conseguir nuestros objetivos y sueños. A menudo se cruzan en nuestra vida nuevas personas, que no sabemos si lo que nos pueden ofrecer y aportar es lo que necesitamos o si traen consigo un engaño del que luego podamos arrepentirnos. Para no rechazarlos de antemano por desconfianza o inseguridad nuestra hay que permanecer abiertos y guiarse no por sus palabras y su imagen, sino por cómo vibran. ¿Y cómo hago eso?

Para ello hay que prepararse antes. Cuando conectas contigo mismo a través de la meditación o del silencio, con la mente en blanco y sin bloqueos internos, entras en un estado de atención plena y conectas a su vez con el resto de la creación y su entorno. Tu energía cambia y gracias a ella vas a poder descubrir cómo vibra la gente y cuáles son sus verdaderas intenciones. Depende de cómo sea tu energía así conectarás con las personas adecuadas que te ayudarán en lo que necesitas. De igual modo se presentarán ante ti las oportunidades que deseas gracias a tu mayor atención y atracción. 

El trabajo personal, el autoconocimiento y el amor propio son fundamentales en nuestro camino y crecimiento personal. Un trabajo que hay que hacer día a día y cuyos resultados irán aflorando en función de la transformación interna y conexión con nuestro verdadero ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram Facebook Twitter