viernes, 9 de junio de 2017


Cuántas veces nos hemos preguntado cómo es posible que haya personas que no les afecte lo más mínimo las ofensas o ataques verbales de otras personas. ¿Cuál es su verdadero secreto para lograrlo?


Cuando alguien te encoleriza o te enfada le estás dando el poder de que te robe tu paz interior. Evidentemente es una reacción que al principio no puedes controlar, ya que se te dispara una emoción, que lleva asociada una información que no aceptas y te produce malestar. Si prestas atención a lo que sientes y descubres por qué reaccionas así, podrás trabajar y cambiar aquello de tu interior que te está haciendo daño. De este modo, podrás convertirte en una persona más estable y fuerte, sin que te afecte lo que digan o hagan otras personas.




Al final aquellos que te sacan de tus casillas, se pueden convertir en verdaderos maestros espirituales a los que dar las gracias por mostrarte lo que debes de trabajar, mejorar o resolver en tu interior para seguir creciendo y no perder más tu armonía y estado de paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram Facebook Twitter